Internacionalización de la economia colombiana por el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz

 

 

Mucho se ha dicho sobre el Séptimo Foro Urbano Mundial de Naciones Unidas que arranca mañana en Medellín. Los más entusiastas dicen que es como un campeonato mundial de las ciudades, mientras que los más reflexivos esperan con expectativa las conferencias de expertos de lujo, que van desde el premio nobel Joseph Stiglitz, hasta estrellas de los estudios urbanos como Richard Florida.

La celebración de un evento de esta envergadura constituye una excelente oportunidad para fortalecer el debate sobre el desarrollo urbano en Colombia. Desde el colegio todos sabemos que este es un país de ciudades, pero pocos asumen con seriedad la discusión de los retos y las oportunidades que esto implica. Y es que nuestra geografía y nuestra historia nos dotaron de muchos polos de desarrollo urbano, en contraste con la compleja tendencia a la macrocefalia de una sola ciudad que caracteriza a varios países en desarrollo.

Lo interesante de la actual coyuntura en Colombia es que la estructura urbana se está transformando aceleradamente, generando cambios dramáticos en la competitividad relativa de nuestras ciudades. En este proceso, unas ganarán y otras perderán, y el resultado será la nueva configuración competitiva regional colombiana, donde triunfarán quienes asuman con más seriedad y criterio los retos de su desarrollo.

Detrás de este cambio acelerado hay dos factores económicos fundamentales. Por un lado, la internacionalización de la economía colombiana avanza inexorablemente. Aunque muchos empresarios aún no parezcan haberse enterado, quienes lo han hecho saben que sus compañías son más competitivas en las costas que en las montañas agrestes. ¿A alguien sorprende, por ejemplo, que Barranquilla registre uno de los mayores niveles de inversión privada y una de las menores tasas de desempleo entre las ciudades colombianas?

De otro lado, la expansión de la clase media del país, en cerca de 5 millones de personas en la última década, ha impactado de manera especialmente positiva a las ciudades intermedias. Cualquiera que siga de cerca el negocio del desarrollo de nuevos centros comerciales, principal termómetro de esta nueva faceta del auge económico, habrá visto el inmenso dinamismo inmobiliario que se está registrando en esos centros urbanos.

Pero no todo es color de rosa. Así como el desarrollo urbano trae beneficios, generados por las ventajas económicas de la aglomeración productiva, también trae costos de gobernabilidad, provisión de servicios, seguridad, infraestructura y medioambiente. La maximización de esos beneficios y la minimización de esos costos no se pueden dejar al garete, como lo demuestra el caso de Bogotá, sino que requiere de acciones públicas y privadas bien diseñadas para alcanzar un desarrollo urbano sostenible, como lo evidencian los casos de Medellín y Barranquilla.

Nuestras ciudades están jugando su propio campeonato para convertirse en los nuevos polos de desarrollo productivo del país en este siglo. Todas están a tiempo aún de jugar bien sus cartas, aunque la experiencia sugiere que tal vez pocas lleguen a hacerlo…

Joseph Stiglitz propone frente al “fundamentalismo de mercado” una economía más equilibrada con un peso creciente de la economía social

Joseph Stiglitz propone frente al “fundamentalismo de mercado” una economía más equilibrada con un peso creciente de la economía social

Una economía equilibrada, basada en un sistema económico plural, con un sector privado tradicional, un sector público eficaz y con un sector creciente de economía social.

Esa es la clave del éxito económico, según maniestó el pasado lunes el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz, en la conferencia que impartió en el 27º Congreso Internacional del CIRIEC. La mención, por parte de una autoridad económica como Stiglitz, de la economía social como un sector fundamental que favorece el “equilibrio económico”, supone un reconocimiento y un espaldarazo extraordinario a toda la pluralidad de iniciativas que componen el sector a nivel internacionalAnte una audiencia de mil congresistas de 35 países, el profesor de la Universidad de Columbia y autor de libros como El malestar de la globalización afirmó que el fomento de una “economía equilibrada” es la respuesta que se debe dar al “fundamentalismo de mercado”, que ha tenido como consecuencia el terremoto financiero que se ha producido en los últimos días o que, desde el punto de vista social, sólo en EEUU tres millones de personas se hayan quedado sin vivienda en el último año, y otros dos millones estén en peligro de perderla en los próximos meses. Joseph Stiglitz recalcó que los sucesos del 15 de septiembre han supuesto el fin del fundamentalismo de mercado, del mismo modo que la caída del muro de Berlín supuso el final del comunismo.Stiglitz facilitó ejemplos de países, desde Europa hasta el Este de Asia, cuyo éxito se ha basado en el equilibrio entre mercados, administración y otro tipo de entidades, incluyendo a la economía social. En Europa, y también en los Estados Unidos, las sociedades se han desarrollado tradicionalmente con el apoyo de un sector público fuerte -en aspectos como la educación, la regulación de los mercados, y el fomento de la ciencia- y con una representación esencial de entidades de economía social en sectores como el crédito, la agricultura y la vivienda.Particularmente, entre los logros de la economía social, Stiglitz destacó la presencia de cooperativas, mutualidades y entidades no lucrativas entre las principales empresas de éxito en los EEUU, con ejemplos reconocidos en sectores como la comunicación, agricultura, educación, la salud y una parte importante de la vivienda en ciudades como Nueva York. El propio ponente se manifestó muy identificado con la economía social, ya que reside en una vivienda cooperativa, la editorial que publica sus libros es también una cooperativa, y la Universidad de Columbia, a la que pertenece, es una fundación sin ánimo de lucro.Stiglitz destacó también la aportación de la economía social como “fuente de innovación” de la que también se beneficia el resto de la economía.

Valores e innovación

Para el premio Nobel de Economía 2001, las razones de éxito de la economía social se encuentran en sus propios valores, especialmente por su forma de gestión democrática y por su manera de relacionarse con las personas “menos tendente a explotarlas”. Según el profesor, “una economía en la que prevalece el interés privado por encima del público no es innovadora”, más bien obstaculiza la innovación y la eficiencia para maximizar los beneficios de unos pocos.

“Un aumento de la democracia interna en las empresas no sólo puede garantizar un entorno laboral más agradable, sino también más innovador y, con ello, una sociedad más innovadora en su conjunto”, afirma Stiglitz.

Por todo ello, Joseph Stiglitz concluyó su conferencia haciendo un llamamiento al fomento de estas “formas alternativas de organización económica”, afirmando que se debe hacer más “para identificar la contribución que están realizando a nuestra sociedad”. “Medidas como el PIB no reflejan el conjunto más amplio de valores y resultados que producen las entidades de economía social”, advirtió Stiglitz, y puso como ejemplos índices de satisfacción en el trabajo o sobre el bienestar de una comunidad. Stiglitz manifestó que cabe crear indicadores que valoren toda esta serie de contribuciones de progreso social, con el fin de evaluar de manera más precisa la aportación de todas estas entidades.

Imagen: Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía 2001.

 

SiSeguridad.es

www.siseguridad.es/

Tradueix aquesta pàgina

Guarda de Caza · Guarda Pesca Maritimo · Guarda Particular · Formacion Superior de Servicios de Inteligencia · ¿Porque Si Seguridad? Contacto · Blog.

Blog siseguridad.es

Blog siseguridad.es – Siseguridad.es realiza servicios de …

Formacion Director Seguridad

Consideramos para ejercer como Director de Seguridad la …

¿Que Hacemos?

¿Que Hacemos? Gestion de Riesgos · Gestion de Patrimonio …

Analisis de Riesgos

Gestion de Riesgos · Gestion de Patrimonio Artistico · Gestion de …

¿Porque Si Seguridad?

Formacion Superior de Servicios de Inteligencia · ¿Porque Si …

Director de Seguridad

A los directores de seguridad según lo establecido por el …

¿Quienes Somos?

Somos un grupo de profesionales de la seguridad privada con …

Aviso Legal

Aviso Legal. Print. Esta pagina web (siseguridad.es) es de …

Formacion Vigilante de …

Formacion Vigilante de Seguridad. PDF, Print, E-mail. Vigilantes …

Segurpricat Siseguridad.es …

Segurpricat Siseguridad.es Consultor de Seguridad. … Blog ..

Internacionalización dela economía colombiana: comercio e inversión

El análisis que se presenta en este docu
mento arroja un balance deficiente sobre el
estado actual del proceso de internacionali
zación de la economía colombiana. A pesar
del dinamismo que han tenido las exportac
iones en los últimos años, la economía
colombiana no tiene una apertura exportador
a significativa y no está muy abierta a las
importaciones, comparada con otros países
medianos y grandes de América Latina. La
oferta exportable colombiana está cada ve
z más concentrada en productos primarios y
sus exportaciones no tradicionales se orientan a pocos mercados marcados por la
inestabilidad. Además el país se ha quedado
rezagado en el proceso de fortalecer sus
vínculos comerciales con los países asiático
s, que están llamados a ser el motor de la
economía mundial en el siglo XXI. Adicionalmente, el notable dinamismo que se ha
registrado recientemente en la atracción de inversión extranjera se debilitó en 2009,
dejando interrogantes sobre la sostenibilidad
de esos flujos y su concentración en el
sector de minas e hidrocarburos.
Lo más preocupante de este balance
es que el retraso del proceso de
internacionalización de la economía co
lombiana ha generado dos situaciones
lamentables. La primera es que de esta
manera Colombia ha desaprovechado
importantes oportunidades de acceder a ma
yores niveles de crecimiento económico y
bienestar social. Los países más dinámicos de
las últimas décadas, tanto en el mundo
como en la región, han apoyado su modelo de desarrollo en una decidida inserción en

El premio Nobel de Economía ha impartido una conferencia en la jornada inaugural del 27 Congreso Internacional del CIRIEC

Una economía equilibrada, basada en un sistema económico plural, con un sector privado tradicional, un sector público eficaz y con un sector creciente de economía social. Esa es la clave del éxito económico, según ha manifestado hoy el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz, en la conferencia que ha impartido en el 27 Congreso Internacional del CIRIEC, que se ha iniciado hoy en Sevilla. La mención, por parte de una autoridad económica como Joseph Stiglitz, de la economía social como un sector fundamental que favorece el “equilibrio económico”, supone un reconocimiento y un espaldarazo extraordinario a toda la pluralidad de iniciativas que componen el sector a nivel internacional.

Ante una audiencia de mil congresistas de 40 países, el profesor de la Universidad de Columbia y autor de libros como El malestar de la globalización ha afirmado que el fomento de una “economía equilibrada” es la respuesta que se debe dar al “fundamentalismo de mercado”, que ha tenido como consecuencia el terremoto financiero que se ha producido en los últimos días o que, desde el punto de vista social, sólo en EEUU tres millones de personas se hayan quedado sin vivienda en el último año, y otros dos millones estén en peligro de perderla en los próximos meses. Joseph Stiglitz ha recalcado que los sucesos del 15 de septiembre han supuesto el fin del fundamentalismo de mercado, del mismo modo que la caída del muro de Berlín supuso el final del comunismo.

Stiglitz ha facilitado ejemplos de países, desde Europa hasta el Este de Asia, cuyo éxito se ha basado en el equilibrio entre mercados, administración y otro tipo de entidades, incluyendo a la economía social. En Europa, y también en los Estados Unidos, las sociedades se han desarrollado tradicionalmente con el apoyo de un sector público fuerte -en aspectos como la educación, la regulación de los mercados, y el fomento de la ciencia- y con una representación esencial de entidades de economía social en sectores como el crédito, la agricultura y la vivienda.

Particularmente, entre los logros de la economía social, Stiglitz ha destacado la presencia de cooperativas, mutualidades y entidades no lucrativas entre las principales empresas de éxito en los EEUU, con ejemplos reconocidos en sectores como la comunicación, agricultura, educación, la salud y una parte importante de la vivienda en ciudades como Nueva York. El propio ponente se ha sentido muy identificado con la economía social, ya que reside en una vivienda cooperativa, su editorial también es una cooperativa y la Universidad de Columbia, a la que pertenece es una fundación sin ánimo de lucro.

Stiglitz ha destacado también la aportación de la economía social como “fuente de innovación” de la que también se beneficia el resto de la economía.

Valores e innovación

Para el premio Nobel de Economía 2001, las razones de éxito de la economía social se encuentran en sus propios valores, especialmente por su forma de gestión democrática y por su manera de relacionarse con las personas con las que interactúa “menos tendente a explotarlas”. Según el profesor, “una economía en la que prevalece el interés privado por encima del público no es innovadora”, más bien obstaculizan la innovación y la eficiencia para maximizar sus beneficios.

“Un aumento de la democracia interna en las empresas no sólo puede garantizar un entorno laboral más agradable, sino también más innovador y, con ello, una sociedad más innovadora en su conjunto”, afirma Stiglitz.

Por todo ello, Joseph Stiglitz ha concluido su conferencia haciendo un llamamiento al fomento de estas “formas alternativas de organización económica”, afirmando que se debe hacer más “para identificar la contribución que están realizando a nuestra sociedad”. “Medidas como el PIB no reflejan el conjunto más amplio de valores y resultados que producen las entidades de economía social”, advierte Stiglitz, y pone como ejemplos índices de satisfacción en el trabajo o sobre el bienestar de una comunidad. Stiglitz ha manifestado que cabe crear indicadores que valoren toda una serie de indicadores de progreso social, con el fin de evaluar de manera más precisa la contribución de todas estas entidades.

Anuncios

1 comentario

  1. Una economía equilibrada, basada en un sistema económico plural, con un sector privado tradicional, un sector público eficaz y con un sector creciente de economía social.
    Esa es la clave del éxito económico, según maniestó el pasado lunes el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz, en la conferencia que impartió en el 27º Congreso Internacional del CIRIEC. La mención, por parte de una autoridad económica como Stiglitz, de la economía social como un sector fundamental que favorece el “equilibrio económico”, supone un reconocimiento y un espaldarazo extraordinario a toda la pluralidad de iniciativas que componen el sector a nivel internacionalAnte una audiencia de mil congresistas de 35 países, el profesor de la Universidad de Columbia y autor de libros como El malestar de la globalización afirmó que el fomento de una “economía equilibrada” es la respuesta que se debe dar al “fundamentalismo de mercado”, que ha tenido como consecuencia el terremoto financiero que se ha producido en los últimos días o que, desde el punto de vista social, sólo en EEUU tres millones de personas se hayan quedado sin vivienda en el último año, y otros dos millones estén en peligro de perderla en los próximos meses. Joseph Stiglitz recalcó que los sucesos del 15 de septiembre han supuesto el fin del fundamentalismo de mercado, del mismo modo que la caída del muro de Berlín supuso el final del comunismo.Stiglitz facilitó ejemplos de países, desde Europa hasta el Este de Asia, cuyo éxito se ha basado en el equilibrio entre mercados, administración y otro tipo de entidades, incluyendo a la economía social. En Europa, y también en los Estados Unidos, las sociedades se han desarrollado tradicionalmente con el apoyo de un sector público fuerte -en aspectos como la educación, la regulación de los mercados, y el fomento de la ciencia- y con una representación esencial de entidades de economía social en sectores como el crédito, la agricultura y la vivienda.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s