Otra información sobre el problema terrorista en la Republica Argelia por Antonio Varet es coronel de Artillería.

  •     La Empresa      Pau Claris nùm. 97 – 4º1º o si prefiere, llámenos al número (+34)  657 283 266 Pagina corporativa de La Empresa Galeria de imàgenes     http://segurpricat.com.es     http://www.flickr.com/photos/julianfloresgarcia

    La Empresa
    Pau Claris nùm. 97 – 4º1º o si prefiere, llámenos al número (+34) 657 283 266
    Pagina corporativa de La Empresa
    Galeria de imàgenes
    http://segurpricat.com.es
    http://www.flickr.com/photos/julianfloresgarcia

  • Enlaces

    Otra información sobre el problema terrorista en Argelia

  • Quizás haya constituido para el gran público una sorpresa el tremendo ataque terrorista en las instalaciones gasísticas de In Amenna al este de Argelia hace ya varias semanas, que se ha saldado con varias decenas de muertos entre terroristas y rehenes. Sin embargo, era algo previsible dado que el problema terrorista en el sur de Argelia y norte de Mali lleva muchos años enquistado en ambos  países  aunque en escasas ocasiones ha sido anteriormente  recogido por la prensa internacional.

    En la Kabilia, región costera del noreste argelino y a escasos 100 kms. de la capital Argel, existe un terrorismo residual de la guerra civil que ensangrentó al país entre 1991 y el 2000 y que, en el año 2007, se declaró como integrante  de Al Qaeda. La prensa nacional argelina cuantifica en la actualidad dichos grupos en unos 400 activistas. Este terrorismo, muy castigado por los indudables éxitos del ejército estos últimos tiempos, aún sigue vivo como lo demuestra el ataque a la Academia Militar de Cherchell que, en agosto de 2011, se saldó con una veintena de muertos.

    Pero una nueva amenaza terrorista se cierne sobre Argelia al observarse últimamente que la actividad terrorista se está trasladando hacia el sur del país. Los motivos son varios: Una vasta zona de territorio muy difícil de controlar y donde el Ejército argelino no cuenta con medios de vigilancia electrónicos, la abundancia de armamento que, procedente de los arsenales de Gadafi, ha llegado en grandes cantidades a la zona y la posibilidad de acuerdo con los rebeldes malienses que ha acabado cristalizando en una alianza entre los distintos grupos de activistas de la región.

    Terrorismo en Mali

    El grupo étnico de los Tuareg, que habita al norte de Mali, en pleno desierto del Sahara y fronterizo con Argelia, se ha sentido desde siempre olvidado por la administración central en Bamako. La consecuencia de ello ha sido una actividad armada que, con el paso del tiempo,  ha ido en aumento y que obligó al Ejército de Mali a retirarse ante la fuerte presión insurgente. Grupos islamistas de distinta procedencia se unieron, lo que llevó a la aparición de varias organizaciones que, como el Movimiento Unificado para la yihad en África Occidental (MUJAO) han efectuado ataques terroristas a ambos lados de la frontera pues, además de las actividades en Mali, el pasado año lanzaron, entre otros,  un ataque contra la Comisaría Central de Tamanrasset, capital de Gran Sur argelino y sede del Mando Conjunto Antiterrorista, organismo que cuenta con la presencia de militares de los países del Sahel, excepto Marruecos. Todo ello llevó al golpe de estado, en marzo de 2012, en Mali, que no solo no solucionó nada sino que empeoró la situación del país. La actuación exterior, ante la inoperancia maliense, se hacía urgente.

    Sin embargo nadie tomó ninguna iniciativa hasta que Francia, tras la caída de las principales ciudades de Mali como Goa y Tombuctú, en manos de los islamistas, decidió la intervención dando inicio a la Operación “Serval” el 11 de enero de 2013.

    Terrorismo de Mali y Argelia, problema compartido

    La intervención de fuerzas extranjeras, concretamente de Francia, antigua potencia colonizadora, se ha producido, en opinión personal, quizás tarde, aunque todavía a tiempo. Las razones de la tardanza pueden ser las siguientes: La falta de colaboración por parte de las autoridades argelinas que no desean, bajo ningún concepto, la presencia de tropas extranjeras, léase occidentales, especialmente las francesas, en la zona. La colaboración de Argelia en cualquier tipo de operaciones en la zona es imprescindible y las autoridades argelinas se han negado hasta ahora a la presencia extranjera en la región. Ni siquiera los americanos, cuya ayuda valoran altamente los argelinos, han conseguido introducirse en esta parte del Sahel y el Mando para África (AFRICOM) se encuentra en estos momentos establecido por este motivo en Sttuttgart (Alemania) a pesar de la reciente alianza estratégica antiterrorista entre Estados Unidos y Argelia, surgida como consecuencia del 11-S para combatir el terrorismo islamista.

    Por otra parte, Argelia desearía erigirse como potencia regional y cuenta para ello con el ejército más potente de la región, siempre en pugna con su secular enemigo Marruecos.

    Es casi seguro que el giro de los últimos acontecimientos en la zona ha obligado a Argelia a ceder en sus posturas de lucha contra el terror, lo que habría propiciado la intervención francesa y, al parecer, un posible  posterior despliegue de cascos azules en el área, bajo los auspicios de la ONU y de la Comunidad Económica de los Estados del África Occidental (CEDEAO). En el marco de la operación de la Misión Internacional de Apoyo a Mali (AFISMA) se encuadraría el contingente español que participará en dicha zona de operaciones. Dicha Misión cuenta ya con unos 4.000 efectivos.

    El problema terrorista que comparten Mali y Argelia tiene para este último país connotaciones más graves ya que al aspecto de seguridad hay que añadir el aspecto económico que, para Argelia, es de vital importancia. No solo peligra la seguridad de los yacimientos de gas y petróleo en un país donde el 98% de las exportaciones pertenecen al campo energético sino que el turismo del desierto, la gran fuente de ingresos de las vastas regiones del sur se encuentra seriamente amenazado, lo que traería un aumento del paro en una zona ya de por sí castigada por una alta tasa de desempleo.
    Perspectivas de futuro

    Aunque es muy difícil predecir qué nos puede deparar el futuro en una región de situación altamente volátil, sí podemos hacer algunas conjeturas sin mucho riesgo a equivocarnos a corto y medio plazo.

    El problema del GSPC, residuo de la guerra civil argelina, hoy convertido en franquicia de Al Qaeda, probablemente seguirá latente en el noreste del país, en la zona de la Kabilia, alimentado por algunos terroristas de origen extranjero, pero también por jóvenes argelinos que no ven futuro en sus vidas, en un país donde, a pesar de las inmensas riquezas naturales, existe una gran parte  de la población en estado de pobreza, incrementado además por el sentimiento de que es muy difícil que la situación cambie a corto plazo y la casi nula confianza en la clase política. La existencia de estos grupos se traducirá en ataques esporádicos a pequeños objetivos, sobre todo en el medio rural, y escaramuzas aisladas con elementos del Ejército en dicha zona.

    Por otro lado, el terrorismo en el sur del país, donde ya existían algunos grupos, dirigidos por el activista Droukdel, considerado el jefe de AQMI en el sur argelino, se ha visto reforzado por activistas y armamento procedente de Libia, a lo que se añaden los terroristas empujados por el Ejército francés desde el centro de Mali hacia el norte. Las opciones más probables que pueden presentarse a los terroristas serían buscar refugio en la zona montañosa de Tigharghar al norte de Mali o en las montañas Air Mountains del centro-norte de Niger. Ambos macizos no son de gran altitud pero sí de terreno escarpado lo que haría muy difícil la lucha antiterrorista en esta región.

    Dada la potencia de la Fuerzas Armadas argelinas, no parece probable que el terrorismo atraviese las fronteras de Mali y Níger para establecerse permanentemente en el territorio argelino del Gran Sur.

    Sin embargo, el enquistamiento del problema terrorista en la zona podría conllevar para Argelia la  creación de un “segundo frente”  antiterrorista que quizás pudiera llevar a la aceptación plena por parte argelina de la intervención internacional en la zona.

    *Antonio Varet es coronel de Artillería

  • Fuente:Atenea Digital
  • Red social Segurpricat
  • Sitemap
SpanishESCatalanCatal-ca_ESFrenchfr-FR
HomeContáctenos

Contáctenos

Imagen del contacto

Si esta interesado en los Servicios que desarrolla Segurpricat Consulting., y desea una entrevista en nuestra oficina con horas concertadas en Pau Claris nùm. 97 – 4º1º o si prefiere, llámenos al número (+34) 34 657 283 266

Anuncios

4 Comentarios

  1. Pero una nueva amenaza terrorista se cierne sobre Argelia al observarse últimamente que la actividad terrorista se está trasladando hacia el sur del país. Los motivos son varios: Una vasta zona de territorio muy difícil de controlar y donde el Ejército argelino no cuenta con medios de vigilancia electrónicos, la abundancia de armamento que, procedente de los arsenales de Gadafi, ha llegado en grandes cantidades a la zona y la posibilidad de acuerdo con los rebeldes malienses que ha acabado cristalizando en una alianza entre los distintos grupos de activistas de la región.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s